martes, 19 de mayo de 2015

DOS CESTAS DE NACIMIENTO.




   Hace poco una amiga mía se puso en contacto conmigo para ver si podía hacer un par de cestas de nacimiento para dos bebés que nacerían en breve. De hecho, uno de ellos, que yo sepa, nació unos días antes de que empezara a pensar en qué ponía en las cestas. Concretamos finalmente que sería una cesta con muchas cositas, pues iba a ser, en los dos casos, un regalo común entre varias familias.
Así que todo esto fue lo que añadí a este par de hermosos regalos:

Un linimento oleocalcáreo, perfecto para la hidratación del bebé, sobre todo zona del culete, en su aseo constante, cuando las cacas son frecuentes, se ve necesario reponer la capa lipídica de la piel con esta emulsión ligeramente alcalina, que contrarresta la posible acidez de las heces. Lleva como aroma una mezcla de dos aceites esenciales, conocidos los dos por sus múltiples propiedades para la piel, haciendo de esta sinergia un potente protector de la delicada piel del bebé, la lavanda y la manzanilla son dos de los pocos aceites esenciales que pueden emplearse en bebés.

Un champú muy suave, con dos tensioactivos aptos para las pieles más sensibles, hacen una ligera espuma y no reseca en exceso. Hecho con infusión de lavanda y caléndula, hacen que el champú sea tremendamente recomendable. También llevan como fragancia aceites esenciales de lavanda y manzanilla.

Una crema corporal al aceite de oliva, que en este caso es un macerado de flor de lavanda. Esta crema está más pensada en la piel de la mamá, que tiene que volver poco a poco a su estado normal y puede a veces resercarse en exceso (supongo que por los cambios hormonales, yo lo sufrí así, me pelé como un lagartino, jeje). Lleva una fragancia de lavanda, rosa y sándalo, perfume muy sutil que no debe de entorpecer mucho el propio olor corporal, para el bebé se guíe por el olfato.

Lleva 5 jabones diferentes, caléndula, lavanda, zanahoria y coco, absoluto de coco y uno que en un caso tiene forma de conejito y el otro forma de copo de nieve, estos últimos pensando en los hermanitos de las criaturitas, que tengan su propio jabón, que les hace mucha ilusión.

Además incorporé un bálsamo labial, también con lavanda y manzanilla, que es ideal también para las rojeces de las babas cuando están con la dentición y para las naricillas escocidas cuando uno se resfría.

Hay una crema facial de caléndula, que pienso irá muy bien para la cara, si sufren las famosas "engordaderas", que no es más ni menos que una especie de dermatitis seborreica. Cuando mi primer hijo la tuvo, la pediatra me recomendó hidratar la piel muy a menudo y así se solventó. Así que con mi segundo hijo me adelanté y empecé desde el principio a hidratar bien con una buena crema de caléndula y la verdad no pasamos por aquello.

Añadí también un aceite de masaje, con el mismo perfume, lavanda y manzanilla, esta vez pensando en sus efectos relajantes para ayudar a relajar a los bebés nerviosos, una mezcla de aceite de almendras, pepita de uva y coco, que creo que será una delicia usar.

Y por último metí tambien la cremita para el culete que hago mucho porque me la piden mis amistades, parece ser que funciona muy bien en los culillos escocidos, jeje.

Aqui os dejo una fotillo para que veais el resultado final.








¡¡Espero os haya gustado, besos!!

domingo, 16 de noviembre de 2014

NO ME OLVIDO



   Simplemente tengo muchas cosas entre manos y el pobre blog se queda desatendido. No es que haya dejado de jabonear y cremear, es que hacer las fotos, abrir el ordenador para escribir, pensar qué voy a poner... Se me hace un mundo cuando pienso en la montaña de historias que me ocupan los días.

   Ha llegado el otoño y ,después del parón veraniego forzoso, vuelvo a ser productiva en el tema jabonil y cosmetológico.

   Hoy os traigo y jabón que siempre he tenido ganas de hacer. Jabón sencillo, popular por su cremosidad y por las bondades que tiene y que no había hecho antes simplemente porque no disponía de su ingrediente principal; la leche de cabra. Por fin este verano arramplé con medio litro de leche de cabra de las cabras de la vecina del pueblo, mujer buena donde las haya, mi vecina Victoria.
A mi madre le da leche de vez en cuando, pero siempre acaba en la barriga en forma de leche migada o algún que otro suculento postre y no llego a tiempo para robar un poquillo y hacer unas pastillitas de milagro jabonil.
Así que me traje medio litro de leche, lo congelé en cubitos y lo dejé ahí hasta que a la ocasión la pintaron calva hace unos días, y me dispuse a ello.





   Este jabón tiene en su fórmula sencilla aceites de coco y oliva, aceite de ricino y mantecas de cacao y karité. Puse una fragancia mezclada con algo de aceite esencial de lavanda, la fragancia es de lirio de los valles. Me gustó mucho el resultado, no lo teñí, sólo un sello y en su color natural lo veo espléndido.
Estoy deseando probarlo y certificar así que la leche de cabra, puesta en la piel es tan buena como en el estómago.

¡¡Besos!!

martes, 4 de marzo de 2014

FIRE AND ICE (ONAGRA)



   El título de la entrada viene dado por el nombre que tiene la sinergia de aceites esenciales que he usado para este jabón. Los jaboneros y jaboneras se acordarán de la famosa y añorada página de sinergias de aceites esenciales que al final quitaron por problemas de la web, rainbowmeadow... Por ahí alguien se dedicó a recopilarlo en un pdf que hemos compartido entre todos. Desde aquí le doy las gracias a esa o esas personas que lo hicieron posible.





   El jabón de onagra es ideal para personas con problemas de piel seca, descamada, atópicas y psoriasis, ezcemas e incluso acné.
La sinergia de aceites esenciales, limón, enebro y romero, es una combinación tonificante y estimulante, para empezar bien el día.

   Espero que os guste.

domingo, 23 de febrero de 2014

CALÉNDULA CON UN TOQUE MUY ESPECIAL.




   Este jabón de caléndula, que es el jabón estrella que nunca me falta, porque mucha gente me lo pide y yo mucho lo regalo, esta vez en su composición está la leche materna. El color y la textura del jabón cambia al echarle leche, sea cual sea.
   Dedicado a todas las mamás del GALM Amamar.



jueves, 20 de febrero de 2014

AVENA (SIN ACEITE DE PALMA)



   He reformulado este jabón para eliminar el aceite de palma. Practicamente sigue igual, no he hecho más cambios que el estilismo de este lote y la fragancia, que ahora huele similar a una conocida marca de cosmética.



    No tengo ni pajolera idea de por qué al corte tiene esa apariencia, está liso y perfecto pero se ven como líneas blancas. No me importa este efecto se ve igualmente bien bonito y sobre todo, bueno para el cuidado de nuestra piel.
   Sin duda, uno de mis jabones preferidos.

viernes, 14 de febrero de 2014

VINOTERAPIA.



   Las propiedades del vino, en este caso vino tinto, son múltiples. Es cardiosaludable (en su justa medida), es venotónico y contiene compuestos fenólicos como los flavonoides y el resveratrol, que tienen una gran capacidad de prevenir la formación de colesterol malo evitando su oxidación. El resveratrol además parece tener un efecto anticancerígeno. Se pueden leer más cosas aquí.

   Para la piel, el vino se ha estado usando mucho como tratamiento de belleza. Su uso está destinado principalmente para eliminar toxinas e impurezas de la piel, aclarar manchas en algunos casos y tratar el acné. Después de un tratamietno de belleza con vino tinto, la piel aparenta más limpia, fresca y luminosa.

   El jabón que traigo hoy está hecho con una reducción de vino tinto joven, que usé para disolver la sosa, previamente lo congelé para que el vino no sufriera las altas temperaturas que alcanza con la sosa mientras se disuelve.
Como sobreengrasado usé aceite de pepita de uva, para que fuera acorde con el jabón ;).



    El aceite de semilla de uva se sabe que tiene propiedades astringentes. Ayuda a estiramiento de la piel y tonificar. Las personas con piel grasa pueden beneficiarse especialmente de su aplicación regular, ayuda a minimizar las ojeras, es beneficioso contra el acné por sus propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias, rico en proantocianidinas ayuda a revertir los daños del envejecimiento en la piel.

  ¿ Os gusta? Le añadí una fragancia compuesta por esencia de rosa canina, aceite esencial de naranja dulce y de clavo. El aroma es espectacular y, no sé si será sugestión o qué, pero a mi me huele a ¡vino especiado!!
 
Un poco de colorante rojo le dio ese color tan bonito (ya que el vino, con la sosa, pierde su bonito color original). En la foto se ve más claro que al natural.


   Espero que os haya gustado!
   Y Feliz San Valentín!! Hoy sería el cumpleaños de mi padre, ya por desgracia no está con nosotros físicamente, pero está en nuestros corazones y a él le dedico este post.
   Un beso fuerte, papi, estés donde estés!!

domingo, 2 de febrero de 2014

CERVEZA NEGRA Y RON


   ¿Habrá algún cóctel que lleve esos ingredientes??...
Si hay algún barman entre los lectores que me lo conteste, jejeje.
Este jabón está inspirado en uno que ví en este blog, me encantó la idea de aprovechar el aroma alimentario de ron, que yo también tenía un montón de botes acumulados ocupando sitio y no sabía en qué usarlos.
Así que junté estos botes junto con las ganas de hacer un jabón de cerveza y aquí está el resultado:




   De momento está curándose, no sé qué tal se comportará en la ducha, pero el aroma en el jabón está de lujo, cuando lo desmoldé me olía a bizcocho!!, ahora ya el olor está más definido a lo que el aroma olía en el bote, más suave, claro está, pero muy buen olor. Además yo le añadí un poco de aceite esencial de clavo y nuez moscada que le va muy bien.

   El color del jabón quedaba un marrón clarito, y por imitar más a una cerveza negra le eché como colorante carbón vegetal, creo que me quedé un poco corta en el negro... Y quizá, si vuelvo a hacer este jabón lo dejo con el color natural.


   La fórmula no lleva aceite de palma, porque me he hecho el compromiso de hacer algo para evitar la deforestación de la selva tropical y sus terribles consecuencias para el hábitat de toda la fauna y flora de esa zona del planeta.



   Por el momento, seguiré usando aceite de palma hasta que se acabe lo que tengo en casa, que no está el asunto para tirar nada.

   ¡Un beso jabonoso!