lunes, 8 de octubre de 2012

CREMITAS VARIAS.

   Esta vez la cosa va de cremas. Una mamá a la que le eché una mano con la cosa de la teta (ya sabéis, soy del grupo de lactancia de la ciudad donde vivo), me ha pedido que le hiciera algunas cosillas para probar y a ello me puse.
   He de decir que hace ya algunos días que las tengo hechas, pero por unas cosas o por otras, no he tenido tiempo de ponerme en contacto con ella para dárselas.

   Bueno a lo que iba... Foto y voy comentando:




   El bote alargado con el tapón verde es un linimento oleocalcáreo a base de macerado de manzanilla  caléndula en aceite de oliva y pepita de uva. Le puse un poquito de aceite esencial de lavanda y manzanilla porque van para unas niñas pequeñitas.

El bote redondo con la pegatina anaranjada es crema antiescoceduras, lleva aceite de sésamo, macerado de caĺendula en aceite de almendras, aceite de germen de trigo, lanolina, cera de abejas, extracto de caléndula, óxido de cinc, caolín, extracto de semilla de pomeloy agua de lavanda. También le puse aaee de lavanda  manzanilla. Esta crema la he hecho yo para mis niños y va muy bien, estoy muy contenta con los resultados, ayer mismo la usé con el pequeño, que tenía un poco escocido el culete y esta mañana se ha levantado como nuevo!

   El bote blanco con tapa verde es una crema reafirmante corporal que formulé para algunas de mis amigas puérperas. Lleva manteca de mango, aceite de aguacate, aceite de almendras (aunque en su formula original puse oleato de centella asiática, ya se me ha terminado y no lo he puesto en esta), aceite de avellanas, aceite de jojoba, agua de azahar, elastina, colágeno y extracto de centella asiática y aa.ee. de lavanda, palo de rosa y sándalo, una combinación que extraje del blog Jabones de Casa, donde tienen una recopilación estupenda de combinaciones de aceites esenciales, es ideal para pieles con problemas.

  El bote de la tapa morada es una crema atenuadora de manchas, pero para el cuerpo. Le puse aceite de rosa mosqueta, onagra, germene de trigo y jojoba y como aceite esencial le añadí limón y lavanda por las propiedades clarificantes que tiene.

El bote verde es una crema para el cuidado de los pies. Ahora, que ha terminado el verano, muchas personas se encuentran que tienen los talones ásperos, agrietados o con durezas y esta crema los va a nutrir y rehidratar gracias a la manteca de cacao, aceite de ricino, aceite de aguacate y avellanas, agua de lavanda y un buen porcentaje de urea. No la he probado, espero que le vaya muy bien. Yo, la verdad, es que nunca me he hecho una crema específica de pies, con la misma del cuerpo me daba en los talones y he conseguido que los talones se mantuvieran con buen aspecto todo el verano.

   Y por último, una crema hidratante de día para pieles maduras a la que le añadí aceites de aguacate, jojoba, avellanas y argán, agua de rosas y una combinación de aa.ee. de incienso, mirra y palo de rosa que, a parte de las propiedades que le brinda a la crema, huele fantásticamente bien. Esta crema la he hecho más veces para mi madre y alguna vez me la he aplicado yo este verano y me encantó el resultado, se absorbe bien y la sensación de hidratación es continua para todo el día.

   La mayoría de los botes son reciclados (igual alguno habréis adivinado hasta la marca original), me encanta reciclar todo lo que pueda y  los botes de cosmética hacen un buen servicio, siempre y cuando se laven y esterilicen para su nuevo uso.

Feliz otoño!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario